aLvertencia Degal!

Licencia de Creative Commons GUARNING! Alvertencia Degal: (Piratear x lo - tirando 1 onda)

VIDEODROMO

Loading...

miércoles, septiembre 12, 2007

SANTIAGO September ILEVEN


(Era aquél 2001. No había Odisea en el Espacio... Y en la Tierra el infierno global recalentaba mas de la cuenta. Mi primera imagen del día fue el Feli sentado en la cama sin poder entender si era cierto eso de despertar del sueño pa`sumergirse en la pesadilla. Era Septiembre 11. Extrañamente; la noche anterior me había acostado planificando la jornada por venir. Era Septiembre 11. Y la Moneda estaba tan cerquita. Y yo no pensaba en otra cosa que en irme pa' allá a recordar a aquellos otros muertos; los del `73. Cuando los aviones no se estrellaban kamikazemente contra las gentes. Simplemente las volaban cobardemente; de lejitos. Sin tan siquiera chamuscarse un poco el poto, ni ensuciarse sus prusianas botas. Porque también eran fanáticos... pero inmensamente cagones. Era Septiembre 11. Y la idea era no olvidar. Aquél; el del `73. Pero la CNN se encargaba de no dejarnos pensar en otro que no fuera ése... "SU" September Ileven. "Welcome to the New Millenium"!. Terco y empecinado me fuí igual pa´la Moneda. El cielo era gris. Una leve llovizna nos lloraba apocadita desde las nubes; costaba respirar. Y no era la humedad ni el ya folcklórico smog santiaguino. El miedo había vuelto a apoderarse de las calles. No había otra cosa pa´respirar, pa´pensar, pa´sentir. En la Moneda; ni un alma... salvo las de aquellos otros caídos; los fantasmas del `73... doblemente muertos; aquél September Ileven. Por la noche; ya casi llegando al 12.... lejitos de la Moneda; y a un mundo del "World Trade Center"; en algunas poblaciones "ardió Troya" cuando algunos salieron a recordar que era también Septiembre Once. Después... vino lo que vino. El tiempo se detuvo en aquél día; congelado en llamas, y la locura no paró de crecer... hasta volverse rutina.
De puro ingenuo me gusta pensar que, lejos de querer combatir carteristas y arrebatadores; y quizás acorde a todo aquello; las cirscunspectas y correctísimas autoridades santiaguinas decidieron, unos meses después, instalar en las peatonales céntricas; los denominados "Botones del Pánico"; con involuntaria e inegable justicia poética... o también y porque no; de puro hueones... nomás!...)
Pueblo, aquí decidiste dar tu mano
al perseguido obrero de la pampa, y llamaste,
llamaste al hombre, a la mujer, al niño,
hace un año, a esta Plaza.
Y aquí cayó tu sangre.
En medio de la patria fue vertida,
frente al palacio, en medio de la calle,
para que la mirara todo el mundo
y no pudiera borrarla nadie,
y quedaron sus manchas rojas
como planetas implacables.
Fue cuando mano y mano de chileno
alargaron sus dedos a la pampa,
y con el corazón entero
iría la unidad de sus palabras:
fue cuando ibas, pueblo, a cantar
una vieja canción con lágrimas,
con esperanza y con dolores:
vino la mano del verdugo
y empapó de sangre la plaza!

"LA MUERTE" - Don Pablo



No hay comentarios.: